fotoguidoazul-completo.jpgHaber sido elegido como gobernador de Caldas en dos ocasiones, la última con una votación sin precedentes en la historia política del Departamento, me llena de orgullo democrático y me compromete sin atenuantes en la ejecución de una tarea de gobierno fiel a los compromisos contenidos en el plan de trabajo que les propusimos a los caldenses en una campaña electoral corta, intensa, llena de esperanzas, también de lugares comunes, pues aparte de lo que  constituyen las identidades únicas de este territorio, los problemas de las demás regiones de Colombia son en general los mismos.

 

Sin embargo, la evolución de los tiempos que corren nos desafían a encontrar salidas distintas a problemas viejos, a usar los desarrollos de la ciencia y la tecnología en la solución de las dificultades del individuo y las comunidades, a comprender las urgencias del instante y a intentar llegar a formas más civilizadas de convivencia social en el marco de un mundo con problemas nuevos y conflictos inéditos hasta ahora.

 

Lo que podría llamarse el buen gobierno debe ser uno que esté en capacidad de proveer salidas efectivas a esos viejos y nuevos problemas; que acuda con prontitud a responder  a las demanda de la comunidad, que se anticipe a las dificultades y las supere, que garantice la paz y la saludable  convivencia ciudadanas, que asegure el respeto y el desarrollo de todos los derechos, que esté en capacidad de hacer cumplir la ley, y de crear oportunidades para todos.

Y que actúe en el marco de sus competencias buscando las mejores alianzas, la corresponsabilidad de los distintos niveles de decisión administrativa y política y haciendo respetar los fueros y las justas reivindicaciones de la comunidad que se representa.

 

Las entidades departamentales son una especie de instancia residual del ordenamiento territorial que hizo a medias la Constitución de 1991. No son claras sus funciones, tiene una estructura fiscal precaria  y es el flanco débil de la estructura de un Estado débil que pretende reforzarse con procesos re- centralistas en detrimento siempre de la Entidad Territorial Departamental.

 

Ahora que se tramita en el Congreso de la República un proyecto de ley para reformular la tributación en materia de licores, se debería volver sobre una discusión que estudie seriamente la situación tributaria de los departamentos que bien podría ser parte de la reforma tributaria estructural  que se viene anunciando.

 

Nosotros haremos lo que nos corresponde: generar confianza aquí y afuera para que todos quienes tengan que decidir a nuestro favor, lo hagan con la seguridad de que aquí no se pierde un solo peso por corrupción o por ineficiencia que es otra forma de corrupción; trabajar con eficiencia, haciendo más con menos, actuar con eficacia tomando decisiones fundamentadas en la opinión de la gente y validadas por conceptos y datos científicos, y gobernar abiertamente, de cara a la gente, poniendo al servicio de la administración la ciencia y la tecnología a fin de que todo se conozca, todo se comparta y todo se sepa de la acción del gobierno.

 

Entendemos claro está la función de los partidos políticos y los dirigentes de las formaciones partidistas en el desarrollo de las democracias representativas en este caso en el ámbito regional; esos partidos cumplen la tarea de representar e identificar intereses de las comunidades, agregarlos, recogerlos y tramitarlos ante el gobierno y los decisores de política pública, pero ellos no gobiernan. Muchas de las instituciones extractivas que algunos científicos sociales han identificado como las causantes del   atraso, la pobreza y la violencia social tienen origen en la connivencia impúdica de la política electoral con el gobierno que termina poniendo el aparato del estado al servicio de una minoría poderosa en lo político y económico, con exclusión de los mayorías a quienes se les cierran las oportunidades, el ejercicio del talento, la vocación emprendedora, y el reconocimiento de sus derechos.

 

La administración, el aparato burocrático está al servicio de la gente y sus únicos intereses son los intereses de la comunidad.

 

Estamos en la obligación de entender estas nuevas narrativas del mundo y su lectura aplicada debe llevarnos a comprender que si no actuamos en consecuencia, corremos el riesgo de vivir experiencias no muy edificantes de países vecinos, o descubrir que más allá de la incertidumbre consubstancial con la democracia, hay verdaderos bloqueos a los procesos gubernamentales como está ocurriendo ahora en España.

 

El descrédito de la política y la incapacidad de los gobierno han dado origen a estas situaciones.

Recuperar la fe en el Estado, en el gobierno, en los partidos y en los políticos pasa por gestiones pùblicas  eficientes, eficaces y abiertas, y eso es lo que nos proponemos hacer en los próximos cuatro años.

 

Solo así conseguiremos legitimidad que es gobernabilidad que facilitará nuestro trabajo.

En materia de gobernanza, ya sabemos que son muchas las restricciones administrativas, presupuestales, fiscales, políticas e institucionales. Superaremos esas dificultades trabajando más, reflexionando más, estudiando más, capacitándonos, conversando más con los caldenses, yendo a los pueblos, a los corregimientos, a los veredas, a las pequeñas aldeas a conocer in situ los problemas para intentar solucionarlos.  Y tocando todas las puertas del país y del exterior llevando en las manos buenos proyectos.

 

Y construyendo más democracia,  profundizándola, lo que se logrará en lo fundamental con más y mejor educación, es decir, educación con más cobertura, más pertinencia y más calidad. Este sí que es un compromiso de todos: los maestros, las familias, los empresarios, las universidades, la Escuela, y obviamente el gobierno; invito a los caldenses a convertirnos todos en una gran comunidad educativa, en territorio del conocimiento y de la ciencia, para erradicar el analfabetismo,  superar la deserción que es dramática (67%) en educación básica y media, construir y reconstruir infraestructura escolar (829 aulas) en los próximos años, acercar la Universidad a las regiones, ampliar la cobertura en educación superior  e impulsar vía recursos de regalías las capacidades investigativas de la Región.

 

Y promover la lectura para que Caldas se convierta en el Departamento de Colombia donde màs lee la gente. Aquì està conmigo Don Mario Salgado Hurtado, profesor de primaria a quien recuerdo con una inmensa gratitud. Dentro del grupo de profesores que me enseñaron en los primeros años de escuela, de èl tengo una màs nìtida memoria porque fue quien nos aficionò a la lectura. Y fue la lectura la   me confinò a unos destinos como el que hoy me tiene aquí,    destino que no podìa siquiera   sospechar  cuando arrancàbamos la vida escolar en unas condiciones de probreza  en cuya trampa nos sentiamos acorralados sin remedio.

 

Y haciendo en general más desarrollo humano, pues además de la educación tenemos que hacer un gran esfuerzo para mejorar drásticamente la prestación de los servicios de salud aún en medio de la agitada y siempre irresoluta crisis del sector salud en Colombia: en medio de una en apariencia buena concepción institucional mediada por todas las peores formas de corrupción entre otras razones, naufraga el sistema nacional de salud y hace muy difícil, en un escenario de francas debilidades competenciales, que los departamentos garanticen un servicio óptimo, debidamente financiado. No obstante tantas dificultades, creo que en Caldas avanzan bien algunos procesos sustanciales; los vamos a profundizar en lo que corresponda  y naturalmente propiciaremos el redireccionamiento en aquellos que así lo exijan. Vamos a reclamar eso sí con contundencia buenas gerencias de quienes estén al frente de los hospitales. Capacitaremos sus Juntas Directivas y haremos explícito el reclamo de que actúen con independencia y carácter en el cumplimiento de sus funciones en el entendido de que cumplen actividades  públicas y ello les entraña responsabilidades.

 

Tenemos el compromiso de mejorar la oferta hospitalaria de tercer nivel y nos proponemos continuar con el proyecto de ampliar Santa Sofía como hospital universitario al servicio del eje cafetero y a  la formación y la investigación en Salud, área en la cual Caldas ha mostrado innegables avances.

 

Actividades que son transversales a la salud y que tienen que ver con la promoción y  prevención deberán tener atención debida: el , área en la que avanzan también procesos positivos tiene que ser considerado un componente básico del desarrollo humano y un instrumento eficaz del proceso educativo. Tenemos que dignificar el papel de los técnicos en lo laboral  sobre la base de claros planes de acción, resultados concretos e indicadores de seguimiento. Hay que masificar la actividad física y hacer de Caldas un departamento en donde mucha gente camina, no fuma, corre, monta en bicicleta, no consume drogas, consume poco o ningún alcohol, y visita con regularidad  los gimnasios.

 

Según cifras recientes Caldas importa el 64% de los alimentos que consume, tiene una zona rural que se está despoblando, un sector cafetero que no supera todavía las contingencias del mediano y reciente pasado, un sector agroindustrial incipiente  y una pobreza en el campo  francamente alarmante. Nuestro empeño será trabajar de la mano del gobierno nacional para seguir apostándole seriamente al campo, con créditos, asistencia técnica, asociatividad, alianzas y cadenas productivas, construcción y mejoramiento de vías terciarias,  más y mejores ofertas  de servicios de todo tipo, agregados investigativos y científicos,  seguridad.

 

El 25 de Septiembre del 2015, 193 lideres mundiales se comprometieron con 17 Objetivos Universales para lograr tres cosas extraordinarias en los pròximos 15 años: Erradicar la pobreza extrema, Combatir la desigualdad y la injusticia, Solucionar el Cambio Climàtico. No solo los estados nacionales sino las regiones y territorios subnacionales, debemos honrar este compromiso.

 

Haremos lo que nos corresponda para sumar nuestros logros a la consecusiòn de esos objetivos: poner fin a la pobreza, poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutriciòn y promociòn de la agricultura sostenible, garantizar una vida sana y promover el bienestar en todas las edades, garantizar una educaciòn  inclusiva, equitativa y de calidad y  promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida y para todos, lograr la igualdad entre los gèneros y empoderar a las mujeres y las niñas, garantizar la disponibilidad de agua y su gestiòn sostenible y el saneamiento para todos, promover el crecimiento econòmico sostenido e inclusivo, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos, construir insfraestructuras resilientes, promover la industrializaciòn y la agroindustrializaciòn inclusiva y sostenible y fomentar la innovaciòn, reducir la desigualdad en y entre los paìses, lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, y sostenibles, garantizar modalidades de consumo y produccion sostenibles, adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climàtico y sus efectos, proteger,restablecer y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres, gestionar los bosques de forma sostenible, luchar contra la desertificacion, detener e invertir la degradaciòn de las tierras  y poner freno a la pèrdida de la diversidad biològica, promover sociedades pacìficas e inclusivas para el desarrollo sostenible y crear instituciones eficaces, responsables e inclusivas a todos los niveles.

 

Inclusiòn y sostenibilidad, equidad y justicia, oportunidades y seguridad, gestiòn del riesgo y protecciòn de la naturaleza, derechos y ciudadanìa,  son tèrminos que se repiten y que nosotros asumimos como obligaciones innegociables en el desaroollo del gobierno.

 

Caldas es un departamento con grandes potencialidades; somos de acuerdo  con un reciente informe de la CEPAL, el tercer departamento màs competitivo de Colombia. Siendo como es este un gran activo que han construido nuestros dirigentes empresariales y polìticos, nuestras universidades, nuestros trabajadores, nuestros administradores y lìderes, las  organizaciones sociales  sociales y maestros, es cierto que una cosa es Caldas sin el Centro-Sur donde habita màs del 65% de la poblaciòn caldense y se genera algo asì como el 68% de nuestro PIB, y otra  es incluyendo esta parte del territorio.  Aquì como en casi todo el paìs hay sectores geogràficos de un gran desarrollo que comparten territorio con zonas muy atrasadas social y econòmicamente.

 

Destaca el informe que para lograr avanzar en competitividad tenemos que desatascar nuestra incomunicaciòn aèrea; seguiremos buscando sin descanso la culminaciòn de AEROCAFE, obra que consideramos inobjetable desde el punto de vista de su interès no solo para Caldas sino para el paìs.

Tenemos màs pobreza y marginalidad en la provincia y eso nos tiene que llamar la atenciòn sobre la imperiosa necesidad  de focalizar los recursos en las zonas màs deprimidas y lejanas del centro y enfatizar en el mejoramiento de las condiciones de vida de nuestros habitantes de la periferia regional.

 

Esa misma circunstancia nos obliga a ordenar mejor nuestro territorio y a darle cauce institucional a fenòmenos tan importantes como el de  la conurbaciòn de Manizales con los municipios cercanos, en tanto que no podemos distraer la atenciòn del enorme desarrollo de La Dorada a la que bien podrìamos denominar la Barranquilla del centro de Colombia por su caracteristica de ser un gran nodo de desarrollo multimodal que finalmente nos conectarà con la costa Caribe y con el  , y con Bogotà, si logramos como lo estamos haciendo, mejorar nuestra comunicaciòn terrestre con el Magdalena Todo esto sin olvidar la necesidad de integrarnos territorialmente concluyendo el Plan Vial  y mejorando la conectividad tecnològico de todas nuestras comunidades donde quiera ellas estèn ubicadas fìsicamente.

 

Solo asì conseguiremos sentar los precedentes para convertir nuestro espacio geogràfico en el sitio donde se siembre  de manera efectiva el posconflicto y se construya una paz justa y  definitiva despuès de los acuerdos que esperamos se firmen prontamente en La Habana.

 

Decìa antier cuando recibìa de manos del Gobernador saliente Dr. Juliàn Gutierrez la Orden Allejandro Gutierrez, que asì como lo hiceron nuestros padres fundadores que lograron la grandeza de este Departamento a travèz del mocultivo del cafè desafiando la arisca geografìa y conectàndose hace 100 años a travès de un cable aèreo y un ferrocarril con las vìas fluviales para exportar el producto que convrtiò a Manizales en la segunda ciudad de Colombia en la dècada de 1920 a 1930, ahora, con una voluntad firme, con unos ideales comunes, con unos sueños colectivos sustentados en una clara visiòn de futuro, con unas polìticas incluyentes tenemos que buscar nuevos horizontes, otras utopìas. Para el gran pensador colombiano Alberto Mendoza Morales, ¨Utopìa es la versiòn amplia de un mañana posible¨La Utopìa no es un imposible, es una Esperanza y como bien lo dijo Cortàzar, es mejor la esperanza que la nostalga. Y esa esperanza es la que quiero encarnar ahora al asumir el cargo màs honroso de mi Departamento.  Asumo nuevamente este compromiso en nombre de todos los habitantes de esta tierra, sin distingo de raza, credo o posiciòn politica, porque lo que voy a defender de ahora en adelante, es el interès colectivo de mi Regiòn, esta tierra pròdiga en inteligencia, en valores humanos exepcionales y en riqueza cultural.

 

Un gran intelectual indoamericano, Eduardo Galeano, afirmaba: ¨La utopìa esta en el horizonte. Me acerco dos pasos, ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se desplaza diez pasos màs allà. Por mucho que camine, nunca la alcanzarè. ¿Para qué sirve la utopìa? é﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽﷽irve la utopìa? _proferralados cin remedio.  aria a quien recuerdo con una inmensa gratitud. Dentro del grupo de profe Para eso, sirve para caminar¨. Invito a todos los caldenes a caminar juntos en pos de nuestros sueños.  

  

MISIÓN

Planificar y promover el desarrollo económico, social y físico, dentro del territorio, mediante el ejercicio de funciones administrativas, de coordinación, de complementariedad y de subsidiariedad hacia la acción municipal y de intermediación entre la nación y los municipios, así como la prestación de los servicios que determinen la Constitución y las leyes

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Visitantes

Hoy 30 | Este mes 17850 | Todas 822135

Síguenos en redes

©2019 Gobernación de Caldas NIT. 890801052-1
  • Última actualización Miércoles 08 Julio 2020.